Va de narices

"Érase un hombre a una nariz pegado", escribía Quevedo. No sabemos si nuestro personaje entra en la categoría de hombre (esos ojos de gamba le traicionan un poco); pero obviando ese pequeño detalle, creemos que es una frase que lo caracteriza bastante bien. Por eso la entrada de hoy va de narices. Literalmente. Voy a […]

Continue reading →